Teléfonocómo llegar
blog

Cuándo llamar a una ambulancia (II)

Cuándo llamar a una ambulancia (II)

Continuamos en esta nueva entrada del blog con uno de los temas que probablemente pueden resultar más útiles, los avisos a las ambulancias. Teniendo en cuenta que se trata de un servicio muy importante para personas que se encuentran en grave peligro, es aconsejable solo hacer uso de ello cuando realmente lo necesitamos. Nuestro servicio de ambulancias privadas en Granada está a tu disposición las 24 horas del día para cualquier emergencia. Pero es fundamental que te cerciores de que realmente lo necesitas.

Cuando la persona enferma presenta un cuadro con una repentina disminución del ritmo del corazón, acompañada de mareos, dificultad para respirar, dolor en el pecho o pérdida de conocimiento, puede necesitar asistencia urgente.

La temperatura corporal alta (superior a 39 grados) y acompañada de convulsiones, es un caso muy grave, así como la súbita aparición de una fuerte disnea estando en reposo.

Si un dolor severo en el abdomen va acompañado de fiebre, vómitos, sudoración fría y húmeda y retraso de las heces, puede ser una situación para llamar una ambulancia.

Otros casos pueden ser la sospecha de sangrado del estómago o del intestino, o en caso de riesgo de deshidratación por diarrea y vómitos frecuentes e incontrolables.

Si te encuentras en una situación como la descrita arriba o como la que te hemos explicado en la primera entrada que dedicamos a este tema te aconsejamos que llames a nuestro servicio de ambulancias privadas de Granada cuanto antes. De lo contrario, es mejor que acudas por tu propio pie a un centro médico, o llamando a un taxi. Pero siempre es recomendable consultar a un profesional de un servicio de emergencias por teléfono.

Recuerda que en Ambulancias Alhambra – Granada estamos a tu disposición todos los días del año para atenderte en cualquier traslado.